El libro del cielo



Vía el futuro del libro:

El artista chino Xu Bing creó su obra Tianshu, literalmente, "El Libro del Cielo", a lo largo de un trabajo de varios años (1997-81), en los que grabó bloques de madera con caracteres, para luego formar páginas con ellos e imprimirlas en papel de arroz, y acabar constituyendo una serie de volumenes al más clásico estilo chino (concretamente, de finales del periodo Ming). El problema es que los ideogramas que contienen los libros no existen: combinan elementos presentes en caracteres chinos reales, pero carecen de significado. El Libro del Cielo está mudo..

Seguid leyendo

2 comentarios:

Rocío Guillén dijo...

Pequeña corrección: el periodo en que se produjo es (1987-1991).

Muy interesante y seguramente extenuante el proceso que llevó el autor para realizar un libro que no puede ser leído, aunque me encantaría ver las reacciones de los chinos ante una escritura familiar, pero sin sentido.

Me gustó la estética de la instalación.

¡Muy divertido el blog del "uso incorrecto de los caracteres chinos..."!

Gema dijo...

Me resulta curioso. Conozco a bastantes occidentales que estudian lenguas asiáticas (en mi facultad de traducción el chino y el japonés pueden elegirse como segunda lengua) y todos coinciden en que los ideogramas chinos hacen que la lectura sea muy diferente, los símbolos sugieren cosas, la lectura es más "global", no es una letra tras otra.
Por eso me pregunto cual es el efecto que tienen esos ideogramas medio reales, qué evocaciones pueden despertar en el lector "experto".

Sobre malos usos de carácteres chinos, yo conozco a un tipo que lleva tatuado "lavadora automática" en el homóplato debido a cierta broma de un japonés que le "tradujo" lo que él quería tatuarse en realidad...